#SoyFan

  • Capítulo 99

    En la edición 99 de #SoyFan, nuestro invitado es Nicolás Ibarburu, quien se encuentra presentando su espectáculo “Re – Encuentros”, un show donde se embarca en un viaje por la música y las canciones, navegando entre anécdotas, experiencias y relatos de la mano de artistas invitados. El próximo lunes 21 de noviembre, a las 21:00 hs en Sala Zitarrosa junto a Francis Andreu y Edu “Pitufo” Lombardo se propone un rico encuentro con la canción, el tango y la música popular uruguaya. Es por eso que tomamos esta fecha como excusa y lo invitamos a nuestra seccion. Nico es fan de The Police y, lo que sigue, son sus palabras sobre el icónico trio británico.

    “Conocí a la banda The Police más o menos a los 10 años porque me los mostró mi prima Federica. En la casa de Nico Sarser, compa de banda y de fanatismo por The Police, veíamos los clips en VHS, incluso varios de ellos, piratas o rarities de la época pre internet. Y nos volvíamos locos con el sonido de los discos…cuando tocábamos revivíamos eso.
    Mi madre viajaba a Buenos Aires y nos traía los vinilos, era toda una experiencia escucharlos. Me siento muy influenciado en mi manera de tocar y de buscar el sonido en la guitarra eléctrica por Andy Summers.

    Ellos fueron y son un encuentro maravilloso de la química musical. Sus improntas y sus sonidos se amalgamaron como los colores primarios (cosa que aparece sugerida en el arte del disco synchronicity). Son un trío, pero combinados hacen que se escuchen muchos más de tres. Además, entrelazaron la canción con grooves afro como el reggae, lo tiñeron con la energía del punk rock y crearon un sonido nuevo que influenció e influencia a muchísimas bandas.
    En eso, el baterista Stewart Copeland fue fundamental. Los pude ver en Bs. As. cuando se juntaron… maravilloso sueño cumplido.”

  • Capítulo 98

    En este nueva entrega de #SoyFan, el invitado es el cantautor Walter Bordoni, quien en 2020 publicó “Bajo la misma ciudad”, álbum que obtuvo tres nominaciones en la reciente edición de los Premios Graffiti y, más allá de esto, plasma en varias de sus canciones realidades por las que nos toca transitar como colectivo social, constituyendo un trabajo referencial de los tiempos en que nos toca vivir. El próximo sábado 6 de noviembre, a las 21:00 hs en Sala Camacuá, Bordoni presenta su show “Solo a bordo” donde repasará temas de sus más de 30 años de carrera acompañado únicamente por un piano y guitarra acústica, formato con el que dio sus primeros pasos sobre las tablas.
    Tomando esta presentación como excusa convocamos a Walter y nos habló sobre uno de sus referentes. Nos referimos a Gastón Ciarlo “Dino”, de los músicos más influyentes que tiene nuestro país.

    “Calculo que conocí la música de Dino hacia fines de 1976, principios del ‘77. Yo tenía 14 años, era un adolescente melómano y muy prejuicioso: primero me había enfermado con los Beatles, después empecé a adentrarme en el rock progresivo a través de Meridiano Juvenil y básicamente escuchaba solamente cosas que tuvieran que ver con el rock y sus derivaciones (incluidas algunas que se hacían en ambas márgenes del Plata, cantadas en castellano, pero con violas eléctricas, bajo y batería). La cuestión es que, en un programa que había en Radio Panamericana dedicado a presentar novedades discográficas (muy mayoritariamente anglosajonas) un buen día apareció Hamlet Faux y dijo que el sello Ayuí acaba de publicar Vientos del Sur, el nuevo álbum de Dino. Cuando empezó la primera canción. . . estuve a punto de cambiar de radio, porque era una cosa que a mis oídos sonaba cuasi folklórica (puaj), apenas una milonguera guitarra española sosteniendo a la voz. Pero había algo allí que me atrapó, no sé si era la pequeña historia que contaba, no sé si era el timbre y el decir del cantante. Un tiempo después pude escuchar algunas grabaciones de Dino en plan beat con los Moonlights, entre ellas la ‘Milonga de pelo largo’ o la adelantadísima en el tiempo ‘Cuna de mi muerte’. . . y ahí entendí todo.

    Como dije antes, entender que el mismo tipo que tocaba milongas era un roquero de ley me llevó a buscar por aquí y por allá más material suyo, primero en la radio (era poca la gente que difundía esa música, pero estaba Macunaíma, Nelson Caula, José María Barrios, Ruben Castillo, más adelante Carlos Martins y ‘Bocha’ Benavides), tratando de tener el casetero pronto para grabar alguna cosa. Y, ya, en el ‘79 lo vi en vivo por primera vez, en un recital compartido con Eduardo Darnauchans (otro que podría protagonizar mi aporte de hoy a esta página), acompañado por Jorge Galemire, ‘Chiche’ Cabral, Washington Serrón y Gustavo Etchenique, presentando algunas canciones anteriores y otras que grabaría con arreglos de ‘Gale’ pocos meses en su álbum ‘Hoy Canto’. Ese mismo año me compré tanto ese disco como ‘Vientos del Sur’ y empecé a seguir a Dino en cuánto recital se presentara.
    Desde el punto de vista musical, Dino logra conjuntar como casi nadie la herencia del rhythm and blues con la milonga o el candombe, las influencias de Elvis o Dylan con la canción francesa más el universo de Zitarrosa u Osiris. En lo letrístico, él es capaz de contarte toda una historia (la suya propia, otra más colectiva o incluso otra más universal) con unas pocas líneas: Dino es un maestro de lo conciso y lo simple. Y a partir de acá, necesariamente, el fan se junta y se mezcla con el par, con el compañero de ruta y el hermano de vida, porque Dino me ha honrado con su cariño y su amistad desde que nos conocimos de verdad, cara a cara, allá por 1994. En ese sentido, puedo afirmar que Dino es de los mejores seres humanos que conozco, un hombre solidario, generoso y un referente ético sin par.”

  • Capítulo 97

    Para la presente edición de #SoyFan, la N°97, invitamos a un músico que, tanto como guitarrista de The Supersónicos como con el proyecto que comparte con Nico Barcia ha demostrado que lo suyo es el Rock & Roll. Obviamente, hablamos de Tito Lagos. El próximo sábado 30 de octubre, a partir de las 20:30 hs. en Sala Camacuá, la dupla Nico Barcia & Tito Sónico tendrá su esperado debut en vivo en el marco de Rito Mostro, donde estrenará su álbum “Rock N’ Roll Premium”, editado a comienzos de año. En la fecha también participarán Monkelis, Las Cobras y Amazing One Man Band, lo que convertirá a la sala en un recinto “mostroso”, propicio para hospedar tales criaturas. Tomando esta atractiva noche como excusa, convocamos a Tito a nuestra sección y nos habló, como no podía ser de otra forma, sobre uno de sus maestros, Chuck Berry. Lo que sigue, son sus palabras acerca de una de las más grandes leyendas de género.

    “Pensar cuándo fue la primera vez que escuche a Chuck Berry es como preguntarse cuándo aprendiste a respirar. No hubo un momento preciso, ya que desde la infancia se escucha en casa, gracias a mi hermano mayor Gabriel (ex bajista de los Supersónicos) que nos traía toda la música y nos ponía los programas de radio que había que escuchar. Desde muy chicos escuchábamos a los Beatles. Siempre me llamó la atención que en su primera época había un par de temas más rockeros que el resto. De más grande, me di cuenta que las versiones originales eran muchísimo más geniales que las pasteurizadas por los cuatro de Liverpool. Apreciar a Chuck Berry ahora, más maduro, es cómo darte cuenta que no hay nada más rico que un churrasco con fideos y un poco de queso. Al principio, de chico es normal y sin mucha preparación, pero de grande te das cuenta que es lo mejor del mundo (y te das cuenta que los chefs de la guitarra son al pedo). Cuando estoy en el escenario con ‘los Super’ o con Nico & Tito, siempre pienso que esta Chuck Berry diciéndome: ‘Cuidado: ¡no metas un dedo de más que eso NO es rock!’.

    Pongámosle que después de los 30, me di cuenta que había un pilar en el rock, que si bien me encantan Eddie Cochrane, Buddy Holly, Carl Perkins, Bill Halley, Ritchie Valens, Jerry Lee, Bo Diddley y Roy Orbison, hay un tipo que entendió que no sólo basta con hacer buenas canciones, hay que hacer riffs de guitarra memorables, dar un buen show, componer tus propias canciones y tener una apariencia aplanadora. Todo eso es Chuck Berry. De grande, me fui enterando que su intro más famosa es medio robada, que dudan de la autoría de varios temas, que es repetitivo, que trataba mal a los miembros de sus bandas, que tuvo problemas legales, que abandonó a sus hijos… pero es el INVENTOR DEL ROCK N ROLL. Por otra parte, cuando nos enteramos que venía a Uruguay en 2014 (yo ya me lo había perdido en Madrid porque había cancelado su show) me quería morir. Con mis hermanos hicimos todo lo posible para ser sus teloneros. Finalmente, The Supersónicos fue la banda telonera de Chuck Berry y eso selló mi lealtad infinita.

    Hay muchísimas cosas que admiro de él. Es el Inventor del Rock. Es un negro que se coló en el mundo blanco de la música. Es el tipo que hizo que la guitarra sea el sonido del rock, destronando al piano y al saxo (que se colaba en muchas canciones). Es el tipo que entendió desde el primer día que el negocio de la música era un show y se convirtió en showman, inventando poses y pasos que son admirables y que aún hoy me cuesta hacerlos. Tiene un look formidable, sus camisas, sus patillas, su pelo… en fin. Es una imagen icónica. También admiro que en casi todos sus conciertos el tipo ¡PIFIA! y le importa tres pepinos. En un show de 30 minutos, Chuck te manda tres desafinadas terribles, pero con su cara estoica continua y sigue haciendo el show. Es muy humano ver al inventor de todo errándole. Eso me conforma porque a mí me pasa lo mismo, por show hay cuatro pifies salados ¡de esos que Chuck hacía! Admiro su capacidad de hacer letras atractivas, satíricas y de denuncia. Su métrica, la manera de cantar, y cómo pronuncia las ‘s’.”

  • Capítulo 96

    Nos acercamos a la edición N°100 de #SoyFan y en esta oportunidad nuestro invitado es internacional, pero no tanto, ya que, a pesar de haber nacido en Roma, se encuentra inserto en nuestra escena musical independiente desde los tempranos noventas tanto con su proyecto Exilio Psíquico como con la participación en programas radiales como el recordado Planeta Pop de X FM o televisivos tales como En Órbita en la segunda mitad de aquella década y, actualmente, Ojos Rojos que se emite a través de TV Ciudad. Nos estamos refiriendo a Maximiliano Angelieri quien, luego de regresar algunos años a su Italia natal, desembarcó, nuevamente en nuestro país y en 2020, publicó junto a su renovada banda “Sertralina Mon Amour”, su sexto álbum.

    Tras presentarse el fin de semana próximo pasado en la reapertura de Bluzz Bar, Exilio Psíquico, volverá a hacerlo el próximo sábado 23, a las 21:00 hs en el mismo escenario y, tomando este show como excusa, convocamos a Maxi a participar de nuestra sección. Hoy nos deja sus palabras sobre el grupo estadounidense Eels, una de sus bandas favoritas.

    “¿Puedo empezar diciendo que no tengo ‘una’ banda o ‘un’ artista preferido? ¡Es imposible tener uno! Tengo artistas que me acompañan desde siempre y otros que descubrí ayer…y dependiendo del día, de la hora, del momento, tengo más ganas de escuchar uno u otro.

    Hoy voy a hablar de Eels, el proyecto de Mark Everett, que el 22 de enero edita su decimocuarto disco. Me acuerdo perfectamente la noche en que llegó Orlando (Orlando Fernandez, guitarrista y fundador de Exilio Psíquico, bajista de los Buitres y líder de Sybila Vain) con un cassette grabado por un amigo. Era el 1996 y recién había salido, sin ninguna información que no fuera el nombre de la banda, Eels y el título, ‘Beautiful Freak’. No teníamos los nombres de las canciones y no sabíamos nada de la banda (internet no existía todavía y si existía, nosotros no lo sabíamos…) lo pusimos en el equipo estéreo. ¡¡¡Juro que todavía me acuerdo la sensación!!! El primer tema es ‘Novocaine for the soul’ y empieza con un ruido de púa, un sampleo de batería lo-fi, un riff de celesta y la voz de Mark…y al segundo 32 entra toda la banda!!! Fue una emoción!!! No quiero ser exagerado, pero era exactamente una revelación…desde los sonidos, la melodía, los cortes… ¡una maravilla! Y desde ahí en adelante fue aumentando el entusiasmo por todas las canciones que iban apareciendo, desde ‘Susan’s house’ con un break de piano tan característico, el grunge sofisticado de ‘Rags to rags’, la balada ‘Beautiful freak’ y podría hablar de cada una de las canciones, de cómo me siguen gustando los arreglos, el equilibrio entre teclados y guitarras, el sonido de batería que es tan característico y, por último, el increíble timbre de voz de Mark Everett y sus melodías geniales. Todavía nos acordamos con Orlando de aquél día: ¡el día que escuchamos a Eels por primera vez!”

  • Capítulo 95

    En esta entrega de nuestra sección, la N°95, el invitado es Paul Higgs, una de los artistas más prolíficos de la escena local, además de ubicarse a la vanguardia de nuestro indie, tanto en plan solista como con la banda Algodón.
    El próximo domingo 17, a las 21 hs, Paul Higgs se presentará en La Trastienda MVD con un show de ésos a los que nos tiene acostumbrado, donde no faltarán el glam, la transgresión ni el histrionismo del músico. Tomando este espectáculo como excusa fue que lo convocamos y nos dejó sus palabras sobre el, ya, desparecido Claudio Taddei.

    “Tendría doce o trece años y el bajista que tocaba en aquél entonces con mi viejo se llamaba Aldo Coto, un copado fantástico que me pasó ‘La Iguana en el Jardín’, ‘Espantapájaros’, ‘Para el Sur el Norte está Lejos’ y ‘Puerto Mestizo’ de Claudio Taddei. Fue un estímulo impactante que hasta el día de hoy continúa. Conocer a Taddei en ese momento exacto donde hallar un referente tan atípico, funky y peculiar era lo necesario para nutrir mi apetito creativo; fue un refugio ideal para mi pena de ‘huérfano’ del Rock Yorugua.

    Puede que el mismo año que Coto compartió esa música mágica conmigo, Taddei haya dado un recital en el, también, muy memorable Espacio Guambia, al cual este bajista copadazo me llevó!!! Decretemos esa como la fecha en que me transformé en fanático de Claudio, su música y particular gracia.

    Lo que admiro de él es que cual Judee Sill, Mateo, Nick Drake u otrxs artistas profundos, tiene una peculiaridad tal que puede causar un antes y un después en la historia de la persona con quien conecta (en este caso causó un antes y un después en mi vida).”

  • Capítulo 94

    En la edición N° 94 de #SoyFan convocamos al músico y escritor Roy Berocay. Nuestro invitado cuenta hasta el momento con más de cuarenta libros publicados, siendo el creador de uno de los personajes más emblemáticos de la literatura infantil uruguaya como lo es El Sapo Ruperto y en su actividad musical integró bandas tales como El Conde de Saint Germain, La Conjura y, desde hace once años, encabeza Ruperto Rocanrol, una de las propuestas infantiles, ya, clásicas de nuestro país.

    El próximo domingo 19 de setiembre, en plenas vacaciones de Primavera, en Plaza Mateo, Ruperto Rocanrol se presentará en dos funciones (16:00 y 18:30 hs.) en una tarde que, también, contará con Los Rockolis como banda invitada en una tarde que, según nos contaron, promete canciones con gorilas, vacas voladoras y dragones para cantar y bailar en familia, además de regalos y sorteos para los asistentes. El show es parte de El Escenario de La Niñez, proyecto que impulsa propuestas artísticas de calidad para niñas, niños y sus familias en todo el territorio nacional.

    Tomando esta fecha como excusa, invitamos a Roy a participar de nuestra sección y nos habló acerca de una de sus bandas favoritas: The Beatles. Lo que sigue, son sus palabras sobre una de los grupos más influyentes en la historia de la música popular a nivel mundial.

    “Soy fan de un montón de bandas y solistas pero, si tengo que elegir una, tengo que ir a la infancia. Yo estaba jugando afuera de la casa de mi abuelo y un tío estaba escuchando la radio. De pronto, pasaron una cosa completamente diferente a todo. Le pregunté a mi tío qué era aquello y me dijo que era una banda llamada Los Beatles. Desde ahí traté de oír cosas de ellos que buscaba en la radio. Fue un momento de cambio en mi vida, la verdad. Estaban por todos lados y hasta había una sección de un álbum de figuritas con el que me gané unas postales de los Beatles. Así que es algo que está y estuvo ahí casi desde siempre.
    Admiro su capacidad de hacer un disco tras otro y que te gustaran todas las canciones, que fueran creciendo y evolucionando, arriesgando e inventando y experimentando cada vez más, creciendo conmigo, digamos. La gente ahora no tiene idea de la cantidad de cosas que ahora son comunes, que se inventaron en esos discos.”

    Lo que sigue, son los cinco temas de The Beatles que Roy Berocay eligió para nosotros, no sin antes dejarnos en claro que “es medio difícil determinar cuáles son las cinco canciones que me gustan más, porque hay temas que son muy diferentes entre sí. Puedo recordar algunas que en su momento me generaron cosas o llamaron mucho la atención, pero no van en orden de mejor a peor ni nada, solo las pongo a medida que las recuerdo.”

  • Capítulo 93

    Si hay una banda que ha consolidado su ascenso dentro de nuestra escena rockera en los últimos dos años no hay dudas que es Niña Lobo, que desde su irrupción en el medio no ha pasado desapercibida. Tras dos EP lanzados en 2019, y la posterior edición física de los mismos unificados en un CD, hacia fines de este año verá la luz su esperado primer álbum. Por otra parte, el próximo 28 de agosto, a las 20:30 el grupo se presentará en Sala del Museo en lo que significará su vuelta a los escenarios en una noche que, además, contará con la presencia de Gía Love y Eros White. Tomando como excusa esta fecha, invitamos a Camila Rodríguez, voz y guitarra, a nuestra sección. Camila es fan de The Alan Parsons Project y lo que sigue son sus palabras sobre uno de los grupos referentes del rock progresivo.

    “No recuerdo la primera vez que escuché algún tema de The Alan Parsons Project, pero conocí su música probablemente de chica, porque en las radios de oldies siempre pasaron sus ‘hits’ y mis padres siempre escuchaban música de los 80’s en el auto.
    En el 2015 empecé a escuchar mucho pop de los 80’s y me obsesioné con el tema ‘Eye in the sky’. Ahí empecé a escuchar los discos, conseguí varios en vinilo en Tristán Narvaja y pasaba las noches de domingo escuchándolos. Era, bastante, un ritual para mí.
    Lo que más me fascina son las melodías, las letras y la capacidad de poder experimentar con el sonido y al mismo tiempo crear un universo narrativo y sonoro bastante accesible y ‘pop’.”

  • Capítulo 92

    En una nueva entrega de #SoyFan, el invitado es Andrés Beltrán, voz y guitarra de Chala Madre, banda que está cumpliendo dieciocho años de carrera. Los próximos jueves 5 y 12 de agosto*, el grupo celebrará dicho aniversario con dos fechas en La Trastienda MVD donde transitará lo mejor de su repertorio, esta vez en formato acústico. En ambas ocasiones Martes 13 serán los encargados de abrir la noche. Tomando como excusa los mencionados shows, convocamos a Andrés, quien nos habló sobre la mítica banda The Doors.

    “La verdad que es una consigna bastante difícil. Para empezar, la palabra ‘fan’ no se usaba, ja ja. Los conocí cuando era bastante chico. Tengo la suerte de tener hermanos más grandes que yo y, además de eso, apasionados con la música. Eso hizo que en casa siempre hubiera cassettes y discos en gran cantidad y variedad. Recuerdo haber escuchado varios discos de AC/DC, Rolling Stones, The Doors, Bob Marley. Como dije recién, había para elegir. Quizá los discos que más me impactaron cuando en ese momento fueron los de los Doors. No sólo los empecé a escuchar, sino también empezar a cantar sus canciones gracias a mi hermano que tocaba ‘Ligth my Fire’ en el piano veinte veces por día. También tocaba otras cosas (y yo cantaba con él) como temas de los Rolling, Beatles, Creedence, mucha música linda que llegó a mi vida y se quedó para siempre. Pero, bueno, no voy escapar a la consigna, así que nos quedamos con los Doors (o The Doors dicho correctamente).
    Me hice fan desde el primer momento. El hecho de no sólo escuchar a la banda si no, también, poder cantar con mi hermano en el piano hizo que se transformaran en una parte de mí. Tengo muchísimos recuerdos de esa época. Estamos hablando de que yo tendría cerca de los diez años. Y después, en la adolescencia, se acentuó aún más el cuelgue con toda esa música.
    En ese momento obviamente admiraba la música. Y con esto me refiero a las canciones en general, pero particularmente lo que me cautivó fue también el sonido y la fuerza de algunos temas. Me podía quedar horas escuchando los temas más colgados, no solo los más conocidos para arriba.”

  • Capítulo 91

    Nuestro invitado en esta edición de #SoyFan es Martín Morón, quien en marzo de este año lanzó su nuevo proyecto Morón y Los Intensos. La banda, además de Martín en voz y trombón, cuenta en sus filas con Nico Varela en bajo, Pablo “Chamaco” Abdala en batería, Pedro Alemany en guitarra y Juan Olivera en trompeta. Su primer álbum llamado “El Agujero” ya se encuentra disponible en todas las plataformas digitales. Martín pasó por nuestra sección y nos dejó sus palabras sobre uno de los grandes músicos del Siglo XX: Miles Davis.

    “A los 8 años le dije a mis padres que quería tocar trompeta. Al principio se asombraron un poco pues no era un timbre que se escuchara mucho en casa, donde predominaba por robo el canto popu y la música latinoamericana. Pero, me apoyaron y con mi primer trompeta (china y usada) llegaron los cassettes de trompetistas; primero Louis Armstrong (Satchmo) y luego Miles Davis. Cuando tenía 12 o 13 años me regalaron ‘Kind of blue’ ¿¿Y esto cómo se come?? Si bien algunos pasajes de ese disco nunca más se me olvidaron, como el contrabajo de ‘So what’ y los caños contestando, mi cabeza en esa época era una rockola exótica que incluía un montón de otros artistas que prefiero no declarar. La locura con Miles empezó después. Tendría 15 años cuando ‘el Pato’ Olivera, mi gran maestro, me hizo escuchar ‘You’re under arrest’ y flipé.
    Cuando arranca el disco veo (oigo) que no se parecía en nada a la idea que yo tenía de Davis. Una intro re larga en un mismo tono pedal y al minuto y medio recién aparece ‘el kía’ con la sordina… Es en el tema que Sting hace un recitado cortito en español, como al cuarto minuto, texto que repetimos eufóricos centenar de veces con Nico Varela y Martín Gil. Ya está. Miles me tenía en sus pistones. Luego vinieron ‘Doo-Bop’ y ‘Tutu’ y ‘Amandla’, los tres al hilo.
    En fin, me hice adicto de toda su etapa ochentera y de principios de los 90’s.
    Luego de su partida me lancé como loco a buscar para atrás y para atrás, y cuando volvió “Kind of blue” ya lo escuchaba de otra manera con otra atención y devoción.
    De Miles Davis se ha hablado laaargo y tendido, porque es un prócer, así que no voy a develar nada nuevo a esta altura del partido, pero rompe los ojos su capacidad para estar siempre mutando, evolucionando, re inventándose con una personalidad única que hace que uno siempre reconozca su toque. Admiro su capacidad para elegir y administrar cada nota que tocaba, sobre todo en su última etapa y, por supuesto, admiro su estampa, su ropa, y su actitud escénica anti showman.
    Siempre vuelvo a Miles.
    Un maestro.”

  • Capítulo 90

    Llegamos a la edición N°90 de nuestra sección y el invitado es Pablo Martín, frontman de la histórica banda Cadáveres Ilustres, agrupación que está cumpliendo 35 años de trayectoria, siempre con la bandera del Rock & Roll en alto. “Los Cadáveres”, como los rebautizó su público allá por los años 80´s, se presentarán el próximo 8 de mayo en Tazú Rock Bar (Canelones 782) junto a Cherry Hyde en una noche que, además, contará con Alicia & Pablo como apertura. Pablo Martín es fan de la icónica banda británica The Clash y, a continuación, te compartimos sus palabras acerca de unos de los pilares del movimiento punk.

    “En realidad soy fanático de muchos artistas. A pesar de que la pregunta refiere a cuál fue el primero, no puedo dejar de aclarar el hecho de que, para mí, es más importante el artista y/o banda que marcó mi vida. Y sin duda fueron y son The Clash!

    Los descubrí en el año 1981 con el LP ‘London Calling’ que trajo mi medio hermano Gonzalo Lopez (el ‘Gonchi’) de España.

    Me hice fan al escuchar los temas ‘Spanish Bombs’ y ‘Guns of Brixton’. Admiro las composiciones, el compromiso político que tenían y lo arriesgados para mezclar estilos.”

    Lo que sigue es el Top 5 de The Clash que Pablo Martín confeccionó para nosotros.

  • Capítulo 89

    Nueva entrega de #SoyFan, la sección donde músicos y músicas se bajan del escenario para calzarse la remera de público y, en muchos casos, de fanáticos. En esta ocasión, nuestro invitado es El Gavilán, quien acaba de publicar “¿Dónde estás?”, su nuevo single y video clip. Además, se encuentra terminando un nuevo disco que verá la luz a finales de este año. El Gavilán, es fan de Los Tontos, la banda más exitosa de la escena local en los años 80´s, aunque, de paso, también nos contó de su encuentro con The Beatles. Lo que sigue, son sus palabras acerca del trío encabezado por el desaparecido Renzo Teflón.

    “No recuerdo cuándo exactamente los conocí, era chico. Aparecían en La Cueva del Rock (programa de TV conducido por la propia banda). Antes de Los Tontos, por supuesto, me gustaron muchas canciones que sonaban por ahí. Me gustaban los Village People con todos esos plumajes y los disfraces, los Kiss, cantaba ‘We are the world’ por fonética, los Menudo, qué sé yo… Europe, de todo. Pero siento que realmente fui, primero, fan de Los Tontos. No entendía mucho las letras pero me parecían geniales. En la contratapa del vinilo aparecían ellos tres, fotografiados, elegantes con una impronta como la carátula de ‘Beatles For Sale’. Por supuesto, después, vinieron The Beatles. Los escuché patinando sobre hielo frente a Montevideo Shopping. Fue ‘I saw her standing there’ la que escuché y puff… ya está. Aunque sabía con seguridad que lo que había escuchado patinando no era ‘actual’, fui derecho a mi padre para contarle y claro, tenía todos los vinilos. Ahí los puse track por track y fue un ‘esto ya lo conozco’ con cada tema que pasaba. De ahí, no se vuelve más.

    No tengo claro cuándo me hice fan de Los Tontos y tampoco sé si fue una canción en particular que me llamó la atención. Pero, hasta ahora soy fan y ya comprendo las letras que me parecen magníficas. Da la sensación de que son fáciles, pero no. Tienen muchísimo contenido. No sé qué escribirían Los Tontos hoy en día, pero, sería genial.

    Hablando de este caso puntual y de la época, diría que de ellos admiro todo. El look, cómo sonaban, las letras, la fuerza (dependiendo del tema) con la que cantaba Renzo, cuando no irónico, o con desesperación burla. Es como un Woody Allen en la música. Fabriqué mi batería con latas de pintura y pedazos de un lavarropas para hacer un Hi Hat. Recuerdo que el crash era un coche de juguete de esos para poner muñecos de mi hermana que, a mí entender, sonaba algo parecido. Se lo hice pedazos de tanto palo. Y toda esa bendición es por ellos.”

    A continuación te compartimos los cinco temas de Los Tontos que El Gavilán eligió para nosotros, aunque aclara: “puedo seguir escribiendo hasta poner todas las canciones aquí mismo”.

  • Capítulo 88

    En la edición N°88 de #SoyFan, el protagonista es una de las figuras de la, cada vez más, prolífica escena pop local. Nos referimos a Eros White, quien el próximo sábado 20, a partir de las 20 hs. en PYG Bar (Rbla. Pte, Wilson 2133), compartirá fecha con Gía, otra referente del género. Ambos darán apertura a HYPED, un ciclo de música pop nacional articulado por ellos mismos y que, además, contará con Mica Sapin como encargada del warm up de la noche. Eros se define como fan de Madonna y lo que sigue son sus palabras acerca de su fanatismo por la Reina del Pop.

    “Siento que no es coincidencia que uno de los primeros recuerdos que tengo sea uno vinculado a la música y menos coincidencia es que sea música Pop. Me acuerdo de tener aproximadamente 3 años y estar revisando la colección de CDs de mis padres y entre esos álbumes había uno que la tapa me llamaba mucho la atención; la figura de una mujer de perfil con el mentón hacia arriba y arriba un texto que mi yo de ese momento no tenía ni idea que decía. Ahí me contaron que esa mujer se llamaba Madonna y ese el álbum era True Blue. Estaba obsesionado con esas canciones y al mismo tiempo, como niño criado por MTV que soy, me encantaba una canción que estaba en rotación constante en el canal y se llamaba Music, pero se me hacía imposible asimilar que era la misma persona que en el CD que tenían mis padres.
    Todavía me acuerdo como si hubiese sido ayer cuando, muy de chico, vi el videoclip de What it Feels Like for a Girl por primera vez. Me parecía la mejor película de acción de todos los tiempos y estaba como loco con el remix trance de Above & Beyond que usaron en el video. Pero el momento clave en el que dije ‘ta, soy fan para siempre’ siento que fue toda la era de Confessions on a Dance Floor, esos temas sonaban en toooodos lados y por primera vez desde que empecé a escuchar su música sentía que ser fan de Madonna era cool a los ojos de mis compañeros de escuela. Mención especial al Confessions Tour, la mejor gira Pop de todos los tiempos ¡y no se puede discutir!
    Siento que Madonna es el ejemplo perfecto de una artista que se supo adaptar a todos los tiempos pero nunca dejó su esencia de lado. Cada álbum es un mundo único con un sonido nuevo, una imagen nueva, coreografías y arreglos musicales de hits anteriores nuevos, etc. Va mucho más allá de un peinado o look nuevo, es un cambio que afecta cada aspecto de su trabajo y es lo que hace que casi 40 años después de su debut siga siendo el estándar en la industria. Mucha gente la critica hoy en día diciendo que se vendió por hacer colaboraciones con artistxs del momento como Maluma o Diplo y SOPHIE, pero lo que la gente no entiende es que para una artista femenina de 60 años venderse no es hacer un tema reggaeton, es seguir regrabando sus hits vintage con arreglos orquestales o terminar de panelista en un talk show con un look recatado porque ser mayor es un crimen. En el mundo Pop no hay nada más innovador que seguir agarrando ideas clave del mainstream y moldearlas a tu sonido y a tu arte.”

    A continuación, te compartimos los cinco temas de Madonna que Eros White eligió para nosotros, no sin antes, dejarnos en claro que “ésto es MUY difícil y es casi un crimen hacerme elegir sólo cinco canciones, pero estoy contento con lo que armé! Me parece clave ir más allá de los hits trillados porque eso es lo que la gente cree que es su discografía, pero va mucho más allá y casi siempre son esos temas escondidos dentro de los álbumes donde encontramos lo mejor de su carrera (en mi opinión)”.