Resumen 2020

Los 10 temas nacionales del año de Belén Fourment

Llegó el momento de repasar la música que nos dejó 2020 que ya va terminando y, como ya es costumbre, en Metrónomo decidimos hacerlo con las canciones que marcaron el año. Para ello, invitamos a algunos colegas y referentes del periodismo musical de nuestro país a que nos acompañen en la propuesta. La consigna fue “Los 10 temas nacionales que definieron el año” y no, necesariamente, debía existir un orden de preferencia. Durante los próximos días iremos repasando las diferentes listas, además de la nuestra. Desde ya, agradecemos eternamente a los colegas que, nuevamente, regalaron su tiempo, conocimiento y dedicación a este repaso.

  • Belén Fourment

    Periodista cultural, hoy en el diario El País. Fundadora de Creadoras.uy, plataforma cultural para visibilizar a mujeres y disidencias en el arte; responsable de «Lalala», un podcast de entrevistas a músicxs que en 2020 recibió una mención especial del jurado en los Premios Graffiti; y coproductora de ANIMALAS, un festival de música con perspectiva de género.

  • No se va – Romina Peluffo
    Después de haber llamado la atención de la escena con su debut Obsesa, Romina Peluffo ajustó las clavijas y lanzó este año Piel fina, un disco de rock y pop más adulto, punzante, que suelta en la cara un montón de preguntas y unas cuantas verdades. Hay estados bien distintos en 10 canciones atravesadas por la visceralidad y el despojo. “No se va” es uno de los puntos altos: un tema para pararse frente al espejo y cantar a los gritos.
    Para vencer – Martín Buscaglia
    “Todo lo que hay que hacer para dejar de ser. Resucitar debe doler. ¿Por qué querés hacer lo que ya hiciste ayer, si eso ya lo sabés?”, canta Martín Buscaglia en “Para vencer” de su nuevo álbum Basta de música. En el año en que más hablamos de normalidad, de reinvención y de aislamiento, encontrarnos con nosotres mismes fue una constante, y esta piecita minimal es buena compañía para tiempos de cambios.
    Llamarás mi nombre – Las Cobras
    La línea de bajo que sostiene una estructura repetitiva y envolvente se te mete en el cuerpo y no se va más. Para cuando entran las dos voces en un juego de seducción, “Llamarás mi nombre” ya se vuelve en sí misma un ritual de cuerpos, mentes y espíritus que carga con la tentación de lo prohibido. Sensual y adictiva, es una de las bombas de Selva, un buen trabajo del dúo Las Cobras.
    Las mañanas – Mariano Gallardo Pahlen
    Si la obertura es así, lo que viene después solo puede ser un gran disco. Mariano Gallardo Pahlen es mi gran revelación de 2020 y su disco debut Los sueños de los otros produce fascinación. “Las mañanas” es la inmensa puerta de entrada a un mundo onírico en el que habitan una gran variedad tímbrica y una sofisticación que se percibe en cada detalle. La voz de Gallardo te agarra de la mano y te lleva a pasear por paisajes que son sacados del cine, de otro tiempo, de un futuro imposible.
    Onírica – Alfonsina
    Si Pactos ya había sido un giro radical en el camino de Alfonsina, lo que viene empujará todavía más los límites y eso quedó claro desde la salida de “Contigo”, bien a principios de año. Después vino “Onírica”, una conjunción mucho más lograda de lenguajes y formas que le aportan a la música nacional un sonido bien contemporáneo, que ya no reconoce las barreras entre los géneros y que tanto tiene de soul y de pop como de reggaetón/trap. El beat de LVZY está buenísimo y Alfonsina le saca el mayor provecho a esa herramienta.
    Hoy la casa se abrió – Diego Presa
    De lenguajes modernos, nuevas búsquedas y experimentación, de riesgo, hay mucho en el último disco de Diego Presa, una de las voces y plumas más interesantes de la música uruguaya desde hace rato. Cuarto, el disco, está lleno de joyas, pero una de las que más brilla es “Hoy la casa se abrió”, una canción de esperanza, de luz, de promesa, de todo eso que tanto necesitamos antes de cruzar a 2021.
    El temple justo – Inés Errandonea
    Otro hallazgo de 2020 fue la voz poderosa de Inés Errandonea, coralina que también se estrenó en esto de los discos y lo hizo con La vida real, repleto de información emocional y musical que abraza, acompaña y reconforta. “El temple justo” es el primer grito y es un in crescendo de intensidad y desesperación, una súplica al universo entre las lágrimas, el dolor en el pecho y un piano y una percusión que machacan sin cesar. Y al final, la calma.
    Un témpano – Buenos Muchachos
    Buenos Muchachos lo hizo de nuevo y antes de cerrar el año lanzó un disco increíble que bien podría haber sido toda esta lista. La que entra es “Un témpano” porque fue el primer adelanto, porque es la más funcional como canción —el disco es perfecto pero como tal, como unidad; no merece ser fragmentado— y porque representa muy bien a Vendrás a verte morir: es un tema de dientes apretados y ánimos cambiantes, profundo y crítico, dramático, amplísimo en lo sonoro. Una belleza.
    Días así – Eli Almic
    El trap sombrío que le da nombre al nuevo disco de la rapera Eli Almic pone en palabras, sobre una buena base de Migue Nieto, algunas de las sensaciones que atraviesan estas nuevas letras. El éxito, la ambición profesional, los sueños artísticos en relación al bienestar propio, al entorno y a las reglas y presiones que impone la lógica capitalista se enfrentan en barras que luego dan paso a un minuto y medio de instrumental y vocales bien sentidos.
    Diciembra – Isla de Encanta
    El programa Isla de Encanta de Nelson Barceló y Pedro Dalton lanzó una versión de “Diciembra” de 3Pecados con Pau O’Bianchi y Pablo Torres, y es todo lo que necesitábamos para este fin de año tan pero tan extraño y tan igual a lo de siempre. Escuchen, que no hay mucho más que decir.
Posted in: